Un congresista fujimorista será investigado por la Comisión de Ética de Perú tras la denuncia de acoso y agresión por parte de su expareja

Un congresista fujimorista será investigado por la Comisión de Ética de Perú tras la denuncia de acoso y agresión por parte de su expareja

La comisión recibió fuerte críticas cuando el pasado lunes votó en contra de la apertura de una investigación.

La Comisión de Ética del Congreso de Perú aprobó por unanimidad este jueves iniciar una investigación contra el parlamentario de Fuerza Popular Luis Gustavo Cordero Jon Tay, denunciado por su expareja por agresión física, acoso y difusión de un video íntimo.

Está decisión, con 16 votos a favor, se tomó después de que la comisión recibiese fuerte críticas cuando el pasado lunes mostró su apoyo a Cordero al rechazar la apertura de una investigación. 

«Se ha admitido la reconsideración y vamos a promover la denuncia de oficio contra el congresista Luis Gustavo Cordero Jon Tay», destacó Karol Paredes, la presidenta de la comisión.

El lunes, el propio parlamentario pidió a la comisión que revisase su caso para que una vez reabierto, le permitiesen hacer «los descargos que corresponden». 

La denuncia

La denuncia ante el grupo parlamentario fue presentada por Ruth Luque, congresista de Juntos por el Perú después de que el programa Panorama emitiese, a finales de noviembre, el testimonio de la expareja de Cordero, quien no ha revelado su identidad.

«Me pateó en la garganta, que no pude hablar en dos días, una patada tan fuerte o más fuerte me pudo haber roto la traquea», relató la mujer, quien puso una primera denuncia en 2014, de la que se hace eco el programa. 

Según ella, el congresista también publicó unos «videos íntimos en una página pornográfica». «Él suele estar metido ahí. Lo conozco tanto. Es un hombre muy cochino», explicó. 

Y continuó: «Eso llegó a todo mi entorno familiar, laboral. Se encargó él de diseminarlo. Me arruinó la vida en ese momento. Yo fui con mi actual pareja a su casa para conversar con él, su mamá y sus hermanos (…) Nunca me dio la cara. Mi esposo pagó a un informático para que pueda hacer el retiro de eso».

La mujer comenzó a trabajar con la familia de Cordero en 2007 y, según ella, «casi inmediatamente» iniciaron una relación. «Ha habido muchas ocasiones en las que me agredió (…) de las cuales yo tengo fotografías», aseguró la mujer, quien llegó a convivir con él.

Tras terminar la relación, abandonó Lima para irse a vivir a provincias. Sin embargo, según su relato, cada vez que se mudaba, él la encontraba.

Antes de que Panorama emitiese la historia, un emisario de Cordero se puso en contacto con ella para que lo negase todo. No estuvo de acuerdo y llegaron las amenazas.

«Empezaron a llenarme de mensajes, de llamadas, diciéndome que tenga cuidado. Por si acaso, él está en la Comisión de Inteligencia (…) Solamente para que sepas, porque es peligroso», le espetaron.