El Villarreal se mide este jueves al Atalanta tras el aplazamiento del partido por la nieve, con el objetivo de no perder para poder avanzar a los octavos de final, ante el equipo de Bérgamo, construido sobre la valentía con y sin el balón, que llega en racha y también con opciones de mantener vivo su sueño europeo.

Los de Unai Emery tienen en la Champions un oasis en el que olvidar los resultados en el resto de competiciones. Son segundos en el Grupo F, tan solo un punto por encima del Atalanta, tercero en puestos de Liga Europa. Sus dos victorias ante Young Boys, ‘cenicienta’ del grupo, y su empate en casa ante los italianos permiten a los catellonenses seguir con vida contra rivales de igual o mejor nivel.