«¿Para qué quieren las bancas?»: Cristina Fernández ataca a la oposición por desentenderse de la negociación con el FMI

«¿Para qué quieren las bancas?»: Cristina Fernández ataca a la oposición por desentenderse de la negociación con el FMI

La vicepresidenta argentina señala en una carta que las negociaciones con el organismo internacional son «un momento histórico de extrema gravedad».

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha salido al paso de las críticas por su «silencio» en relación a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para la reestructuración de la enorme deuda contraída bajo el Gobierno del expresidente Mauricio Macri.

En una extensa carta, la exmandataria atribuyó estas críticas a los «medios de comunicación hegemónicos», a los brokers de Wall Street, al FMI y a la oposición, a la que acusó de desvincularse de la negociación de la deuda, pese a haber ganado las elecciones parlamentarias del 14 de noviembre. 

«¿En serio que los mismos y las mismas que trajeron de vuelta el FMI a la Argentina, reiniciando el ciclo trágico de endeudamiento que Néstor Kirchner había clausurado en el año 2005, hoy no se hacen cargo de nada?», se pregunta Cristina Fernández .

Tras referirse a la oposición como aquellos que instaban a «quitarle la mayoría a Cristina en el Senado para que el Congreso no sea una escribanía del gobierno», les reprochó que ahora quieran que «Cristina defina si el acuerdo con el FMI está bien o está mal».

«La lapicera no la tiene Cristina… siempre la tuvo, la tiene y la tendrá el Presidente de la Nación. Y no lo digo yo, lo dice la Constitución Nacional. Que a nadie lo engañen sobre quién decide las políticas en la Argentina», indica en la carta.

La vicepresidenta se refirió a la Ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, aprobada el año pasado, que requiere del avalo del Congreso de todos los programas de financiamiento y operaciones de crédito con el FMI.

«Como se podrá observar, surge a simple vista que la totalidad de las fuerzas políticas de ambas coaliciones asumió la responsabilidad de decidir si se aprueba o no, lo que el Poder Ejecutivo negocie y acuerde con el FMI», escribe.

Tras constatar que a partir del próximo 10 de diciembre, por primera vez desde 1983, «el peronismo no tendrá quórum propio en la Cámara de Senadores de la Nación», la vicepresidente instó a los ganadores a ejercer la responsabilidad de representación.

«¿O para qué quieren las bancas? ¿Para cobrar la dieta? ¿O tal vez para viajar al exterior con pasajes gratis y viáticos en dólares?», se pregunta.

Recordando que Argentina «tiene el peso inédito de una deuda también inédita con el FMI», la política recalca que «es un momento histórico de extrema gravedad», ya que «la definición que se adopte y se apruebe, puede llegar a constituir el más auténtico y verdadero cepo del que se tenga memoria para el desarrollo y el crecimiento con inclusión social».