Pagan 7.753 dólares por un examen en el que Elon Musk, entonces profesor de la Universidad de Pensilvania, condenó la palabra ‘mierda’

Pagan 7.753 dólares por un examen en el que Elon Musk, entonces profesor de la Universidad de Pensilvania, condenó la palabra ‘mierda’

La evaluación del trabajo no lleva el nombre completo del multimillonario estadounidense, sino solo sus iniciales, ‘EM’.

Un examen evaluado por Elon Musk en tiempos pretéritos, cuando el actual director ejecutivo de Tesla y SpaceX trabajaba como profesor adjunto en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.), fue vendido en una casa de subastas en Boston por 7.753 dólares. El nombre del comprador no se ha dado a conocer, informa CNN.

En 1995, el magnate estudiaba economía y física en su alma mater y al mismo tiempo ayudaba al profesor Myles Bass a evaluar los exámenes de sus alumnos en un curso dedicado a la dirección de empresas.

Pasadas casi tres décadas, Brian Thomas, uno de los entonces alumnos de Bass, decidió vender en RR Auction, sitio de subastas que se especializa en la venta de documentos, manuscritos y autógrafos, su antiguo examen, que tiene acotaciones hechas por Musk. La revisión del trabajo no lleva la firma completa del multimillonario estadounidense, sino solo sus iniciales, ‘EM’. En general, hay muy pocas palabras enteras escritas a mano por Musk, pero uno de los comentarios es bastante curioso.

En su trabajo, Brian escribió una frase que literalmente se traduce al español como «cuando la mierda pega en el ventilador» (‘when the shit hits the fan’, en inglés) y que hace referencia a una situación que de repente se vuelve muy problemática. Musk subrayó la palabra soez, anotó «gráfico» por encima de ella y le quitó dos puntos de su nota final a Brian.

El exestudiante explicó que había puesto esa frase para hacer reír al profesor, ya que era una especie de chiste privado entre Bass y sus alumnos. Brian no imaginaba que su examen sería evaluado por otra persona. «Fue una tontería de mi parte», admitió.

El vendedor confesó que no tenía ningún recuerdo sobre Elon Musk y que se topó con el papel ‘firmado’ por el magnate por pura casualidad. La única razón por la que guardaba sus antiguos apuntes y exámenes es su gran admiración por el profesor Bass, que falleció en 2010, contó Brian.