Messi no tiene piedad ni de sus hijos jugando al fútbol en el salón de casa

Messi no tiene piedad ni de sus hijos jugando al fútbol en el salón de casa

El salón de la casa de Messi se convirtió en un campo de fútbol durante el día de descanso del futbolista argentino. La estrella del PSG dedicó un rato a jugar con sus hijos en un improvisado partido en el que se pudo ver de todo, desde la competitividad (comedida) de un padre a la energía de unos hijos que no tienen reparo alguno en realizar entradas dignas de tarjeta en un encuentro oficial.

Thiago, Mateo y Ciro se lo pasaron en gran jugando con su padre, que no dudó ni un momento en azuzar a los chiquillos para que fuesen fuerte unos contra otros. El ejemplo más claro se pudo ver cuando Mateo barrió a Ciro con bastante fuerza, pudiéndose escuchar a su madre Antonela pedir paz. «Matu, suave», pidió la progenitora, a lo que Messi respondió con un «nada, nada, nada».

El vídeo subido a redes sociales por Antonela se hizo viral rápidamente. Caños, cambios de ritmo, regates, paradones y goles. Todo un espectáculo familiar que la esposa de Messi compartió con todos sus seguidores.