«Las acciones de EE.UU. crearon una amenaza para la aviación civil»: Moscú reacciona al cambio de rumbo de un Airbus a causa de un avión de la OTAN

«Las acciones de EE.UU. crearon una amenaza para la aviación civil»: Moscú reacciona al cambio de rumbo de un Airbus a causa de un avión de la OTAN

La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, señaló que «el aumento de los vuelos de la aviación de la OTAN», cerca de las fronteras rusas, «crea riesgos de incidentes peligrosos».

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, se pronunció este domingo sobre el incidente que involucró a un Airbus А330-300 de la aerolínea rusa Aeroflot, que este viernes volaba de Tel Aviv a Moscú y se vio obligado a cambiar su rumbo debido a que un avión de reconocimiento de la OTAN se interpuso en su ruta. En la zona también se encontraba otro avión de pasajeros, un Bombardier CL650 maltés que volaba de la ciudad rusa de Sochi a Skopie, la capital de Macedonia del Norte.

La vocera aseguró que «las acciones de la Fuerza Aérea de EE.UU. crearon una amenaza para la aviación civil«, y a pesar de que esta vez «se evitó una catástrofe en el espacio aéreo sobre las aguas internacionales del mar Negro, esto no significa que Estados Unidos y la OTAN puedan seguir arriesgando las vidas de las personas con impunidad».

Zajárova aseveró que el aumento en la intensidad de los vuelos de la OTAN cerca de las fronteras rusas, así como sobre el mar Negro, «crea riesgos de incidentes peligrosos en relación a aeronaves civiles».

Asimismo, la portavoz citó el comunicado de la Agencia Federal de Transporte Aéreo que informa que el avión CL600 de la Alianza realizó un vuelo con un intenso descenso desde una altitud de 11.000 a 9.200 metros, «cruzando la ruta del servicio de tránsito aéreo establecida para aeronaves civiles» sin responder a las peticiones de servicios de tránsito aéreo. 

Debido a su presencia, «los rumbos y los niveles de vuelo de las aeronaves civiles fueron cambiados de manera operativa. Con las medidas tomadas, los controladores de tráfico aéreo rusos garantizaron la realización segura de los vuelos en la zona mencionada sobre las aguas abiertas del mar Negro», concluyó. En el comunicado se asegura que debido al riesgo que suponen los vuelos militares sin radiocomunicaciones, las autoridades de aviación rusas presentaran «una protesta a través de las vías diplomáticas».