El lastre de la última burbuja del ‘ladrillo’: el 54% de las ejecuciones hipotecarias recaen sobre viviendas compradas en esa época

El lastre de la última burbuja del ‘ladrillo’: el 54% de las ejecuciones hipotecarias recaen sobre viviendas compradas en esa época

La ‘paradoja del ladrillo’ Temor a otra burbuja en el país donde cada vez es más difícil tener vivienda Podcast Guía para comprar vivienda

Ahora que el mercado de la vivienda vuelve a vivir una época de esplendor, muchos fantasmas de la última burbuja reviven. Sus consecuencias parecen ampliamente digeridas ya por el sector, pero aún queda alguna reminiscencia y la estadística de las ejecuciones hipotecarias las recuerdan cada cierto tiempo. En aquella época, de hecho, se compraron más de la mitad de las viviendas que han resultado afectadas por un proceso así en el tercer trimestre de este año, en concreto, un 54,2%.

Esos años coinciden con la fiebre por comprar casa que se desató en el país a principios de los 2000. Las operaciones se dispararon amparadas por un sector bancario que abrió el grifo del crédito hipotecario como no se había hecho antes y ambos factores empujaron los precios de las casas hasta máximos que no se han vuelto a repetir. Miles de familias quedaron atrapadas en hipotecas muy elevadas y, a juzgar por los datos conocidos ayer, sigue habiendo muchas que todavía hoy no pueden hacer frente a sus cuotas.

De hecho, el 15,2% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el tercer trimestre corresponden a hipotecas constituidas en el año 2007; el 13%, a hipotecas de 2006 y el 9,3%, a hipotecas de 2005. El periodo 2005-2008 concentra el 45,9% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas este trimestre. Si ampliamos el abanico, el 5,6% de préstamos para viviendas ahora en procesos de ejecución hipotecaria datan del año 2004 y el 11,1%, hasta 2003.

«Se trata no sólo de hipotecas que posiblemente fueron más caras, sino de casas que se compraron en una situación donde el acceso al crédito era extremadamente sencillo, el análisis de riesgos brillaba por su ausencia y el crédito superaba con creces el 80% del valor total, que ya de por sí era elevado. Así que al final estamos hablando de que en las ejecuciones hipotecarias aún estamos arrastrando parte de aquella burbuja inmobiliaria», apunta Ferran Font, director de Estudios y portavoz del portal inmobiliario Pisos.com.

Los datos, publicados por el Instituto Nacional de Estadística, hablan también de cómo el mercado residencial poco a poco se va normalizando y apuntan a una tendencia que podría poner fin a varios años de retrocesos anuales en las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales en España. El máximo se alcanzó en 2007 y tras un último lustro de bajadas, 2021 podría suponer un punto de inflexión.

Eso a pesar del «escudo social» desplegó el Gobierno durante la pandemia y de medidas como la moratoria hipotecaria que el Ejecutivo mantuvo durante los peores momentos de los confinamientos y hasta el pasado mes de marzo. Una vez finalizadas todas las protecciones, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas vuelven a ser mayoritarias dentro del total de ejecuciones hipotecarias. En conjunto alcanzaron las 4.035, un 62% de todas las ejecuciones del tercer trimestre (6.507).

De ese porcentaje, un 34,8% correspondían a viviendas habituales de personas físicas; suman 2.266, un 22,7% más que en el tercer trimestre de 2020 y habría que remontarse a 2016 para encontrar un ejercicio con un tercer trimestre con cifras superiores a éste. En 2020 y todavía en pandemia, el dato se quedó en 1.846; en 2019, fueron un total de 990 entre julio y septiembre y en 2018, 1.204 procedimientos.

Volviendo al último balance, el 18,5% de las ejecuciones sobre viviendas corresponden a inmuebles de personas jurídicas y el 8,7% a otras viviendas de personas físicas; es decir, en el primer caso son 1.201 ejecuciones (un 49,5% menos en tasa anual) y en el segundo son 568, un 10,7% más.

En cuanto al estado de las viviendas, un 11,8% de las ejecuciones hipotecarias recayeron sobre viviendas nuevas -un 42,3% menos que hace un año- y el 88,2% sobre usadas -un 9% por debajo-.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más