El FC Barcelona, obligado a dejar el Camp Nou por la construcción del ‘Espai Barça’

El FC Barcelona, obligado a dejar el Camp Nou por la construcción del ‘Espai Barça’

El FC Barcelona debería jugar la temporada 2023-24 lejos de su estadio, un Camp Nou que en caso de aprobarse el referéndum del ‘Espai Barça‘ (19 de diciembre de forma telemática) estaría en obras desde 2022 hasta 2025 y, en ese periodo de cuatro años, obligaría a reducir el aforo máximo y jugar esa campaña en otro estadio dentro del área de Barcelona.

«El plan actual es jugar en el estadio en la primera temporada, con el campo parcialmente cerrado. En la segunda temporada el plan es ir fuera y las otras dos volver al Camp Nou con el plan más perfilado. El ir a jugar fuera, al ser en la segunda temporada, aún tenemos tiempo para decidir dónde», aportó el director general del club, Ferran Reverter, en rueda de prensa del referéndum del ‘Espai Barça’.

Reverter explicó que sería algo similar a lo que hizo el Athletic Club con el nuevo San Mamés, con el campo parcialmente cerrado. «La asistencia del socio sería rotativa, para ese primer año. En el segundo año, hasta ahora teníamos más presión para decidir dónde ir pero todavía estamos valorando. Lo decidiremos en meses», manifestó.

«No saldremos del círculo urbano de la ciudad, no iremos a jugar a Girona, por ejemplo. Una opción es Montjuïc pero hay otras soluciones internas. La alternativa de Montjuïc siempre está ahí», reconoció Reverter.

El CEO dio más detalles del ‘Espai Barça’ y de ese referéndum telemático del próximo 19 de diciembre en el que más de 100.000 socios y socias del club aprobarán, o no, dar luz verde al ‘Espai Barça’, cuyo calendario previsto es iniciar las obras del Camp Nou en 2022 y terminar el nuevo estadio en 2025, con el nuevo Palau Blaugrana previsto para 2026 y, el Campus Barça, en 2027.

¿Cómo se financiará este ‘Espai Barça’? Se pedirá un crédito a Goldman Sachs («su oferta es la mejor y no creo que lleguemos a cambiar») de un máximo de 1.500 millones de euros, para financiar un proyecto desglosado de la siguiente forma: futuro Camp Nou (900 millones), nuevo Palau Blaugrana (420 millones, incluye Petit Palau, pista de hielo y parking de autobuses), Estadi Johan Cruyff (20 millones), inversiones urbanísticas (60 millones) y Campus (100 millones).

Un crédito y unos gastos que se pagarán gracias, en parte, a unos 200 millones de ingresos adicionales anuales que generará el propio estadio y ‘Espai Barça’, a través de eventos (15%), entradas y restauración (22%), museo (15%), ‘hospitality‘ (24%) y patrocinio y ‘naming y title rights‘ (24%). «De todo esto esperamos sacar unos 200 millones de euros de ingresos, una cifra conservadora», valoró.

Entre varias cifras, Reverter comentó que esperan recibir un mínimo de 400 millones de euros (en 30 años) de los ‘title rights’ del nuevo feudo blaugrana, el doble de lo presupuestado en 2014 por la Junta Directiva de Sandro Rosell, cuando se aprobó un primer ‘Espai Barça’ en referéndum valorado en 600 millones de euros.

Un proyecto inicial desfasado. «¿Por qué revisar el proyecto de 2014? Porque está desfasado, y porque estaba infravalorado en importe y en tiempo cuando lo presentaron. El ejemplo perfecto es el Estadi Johan Cruyff, porque en siete años sólo se ha construido este estadio, que dijeron que costaría 4 millones de euros y ha costado 20 millones», comentó.

Eso sí, es un proyecto faraónico necesario para el club. «Si sale ‘NO’ en el referéndum, sería una noticia muy, muy mala. Tendríamos que replantear el tema financiero y de créditos. E igualmente se tendría que remodelar el estadio, que está en muy malas condiciones. El día del Benfica había aficionados bajo cascadas de agua. Esto es intolerable», se sinceró el director general blaugrana.