El desarrollador de Sputnik V afirma que ya comenzó a desarrollar la nueva versión del fármaco adaptado a la variante Ómicron del coronavirus

El desarrollador de Sputnik V afirma que ya comenzó a desarrollar la nueva versión del fármaco adaptado a la variante Ómicron del coronavirus

Desde el Centro Gamaleya precisaron que creen que su vacuna neutralizará la variante Ómicron, pero «en el caso poco probable» de que se necesite una modificación, la nueva versión de la vacuna puede estar lista para la producción a gran escala en 45 días.

El Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya que desarrolló la vacuna anticovid rusa Sputnik V, ya ha comenzado a desarrollar la nueva versión del fármaco adaptado a la nueva variante del virus Ómicron, según comunicó este lunes el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF).

«El Centro Gamaleya cree que tanto Sputnik V como Sputnik Light neutralizarán la última variante Ómicron y ha comenzado los estudios necesarios. No obstante, el Centro Gamaleya, basado en los protocolos existentes de desarrollo inmediato de versiones de vacunas para variantes de interés, ya ha comenzado a desarrollar la nueva versión de la vacuna Sputnik adaptada a Ómicron», se desprende del comunicado.

De acuerdo con el RDIF, «en el caso poco probable de que se necesite la modificación» de la vacuna, la nueva versión de Sputnik Ómicron puede estar lista para la producción a gran escala en 45 días. Además, se prevé que «varios cientos de millones de refuerzos Sputnik Ómicron» puedan proporcionarse a los mercados internacionales para el próximo 20 de febrero con «más de 3.000 millones de dosis disponibles en 2022».

El Fondo de Inversión Directa de Rusia recordó que Sputnik V y Sputnik Light «han demostrado ser altamente efectivas contra todas las variantes del SARS-Cov-2 conocidas hasta la fecha», lo que fue demostrado por un artículo publicado en la revista médica Vaccines y datos del mundo real de numerosos países, como Hungría o San Marino.

La variante Ómicron

La nueva variante se detectó por primera vez a primeros de noviembre en el continente africano. Para este lunes, se han registrado ya casos de la cepa B.1.1.529 en Alemania, Canadá, Dinamarca, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, República Checa, entre otros países. 

Según la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, esta variante presenta una proteína S radicalmente diferente a la del coronavirus original en la que se basan las vacunas anticovid.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó de «muy alto» el riesgo general a nivel global en relación a la variante Ómicron del coronavirus y destacó que «podría haber futuros brotes de covid-19, los cuales podrían tener severas consecuencias» a raíz de la propagación de la nueva cepa.