El Sevilla está en una situación de cara o cruz. Una victoria ante el RB Salzburgo les puede hacer pasar a la siguiente fase de la Champions como primeros o como segundos, pero un empate y más aún una derrota les puede mandar o bien a la Europa League, o bien a casa. Será una noche de transistores pendientes del Wolfsburgo – Lille.