CEOE advierte sobre las propuestas del Gobierno para pactar la reforma laboral: «Cada avance es un tropiezo y en vez de evolucionar, vamos para atrás»

CEOE advierte sobre las propuestas del Gobierno para pactar la reforma laboral: «Cada avance es un tropiezo y en vez de evolucionar, vamos para atrás»

Ocho meses después de haber comenzado, las negociaciones para alcanzar un pacto con los agentes sociales que avale la inminente reforma laboral no dan fruto. La entrada de Asuntos Económicos en la negociación para evitar un fracaso a la hora de incorporar a los empresarios no ha dado frutos y los sindicatos añaden ahora por su parte que «no ve cerca el acuerdo».

El plazo comprometido con la unión Europea para la entrada en vigor de la norma es el próximo 1 de enero y la agenda inicial de todo este proceso establecía que el acuerdo tendría como fecha límite el 15 de noviembre. Pero ya nadie se compromete a fijar una referencia. Todo parece indicar que el acuerdo a tres bandas, de producirse, será apurando al máximo los plazos, que dependen de la capacidad para tramitarlo como una norma que esté en vigor el próximo 1 de enero.

El ambiente entre empresas y sindicatos de cara a un acuerdo es, 20 días después de que el Gobierno diera la vuelta a la dinámica de la negociación forzando a Trabajo a admitir la entrada de Asuntos Económicos y Seguridad Social, pesimista. «Cada avance es un tropiezo y en vez de evolucionar, vamos para atrás», resumen fuentes de CEOE el encuentro mantenido hoy a tres bandas en la mesa de diálogo social para progresar hacia un acuerdo. La conclusión es frontalmente contradictoria con la tesis del Gobierno, que asegura que se está avanzando. La vicepresidenta de Asuntos económicos Nadia Calviño comisario europeo de Empleo y Derechos Social, Nicolas Schmit, Calviño fue preguntada el pasado jueves en Madrid por la negociación de la reforma laboral y señaló que se han intensificado las reuniones para tratar de alcanzar un acuerdo y tenerla lista antes de que termine este año

Las patronales consideran que el margen que está dejando el Gobierno para negociar cuestiones como la temporalidad es tan estrecho que no les da opción. Tampoco ven práctico que una nueva normativa de contratos formativos quede cuajada de limitaciones y requisitos que, en opinión de las fuentes consultadas, dificultan más que promueven la solución al problema del paro juvenil. «El Gobierno da una solución y si admite propuestas es modificando su propia solución, pero no permite alternativas, ni salirse del marco que señala», explican estas fuentes. La sensación es que, con esta rigidez, a los empresarios les será muy difícil respaldar un acuerdo «ni en 10 días ni en 20 días ni en un mes».

Los sindicatos tampoco sintonizan con la posibilidad de que el horizonte se despeje a corto plazo. «CCOO no ve cerca el acuerdo y no comparte la última propuesta del gobierno en materia de contratación. En el 47 bis (Mecanismo RED de Flexibilidad y Estabilización del Empleo sustituto de los actuales ERTE) considera que ha habido un avance pero las causas no están definidas y las situaciones a proteger no son las idóneas. Habrá que seguir negociando con el objetivo de buscar un acuerdo, que hoy por hoy no se vislumbra».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más