Buses cero emisiones

Buses cero emisiones

Sostenibilidad

La reciente cumbre de Glasgow ha vuelto a resaltar la importancia de reducir las emisiones en el sector del transporte.

ORES LARIO

Actualizado Martes,
30
noviembre
2021

01:49

El transporte del futuro será intermodal, eléctrico, personalizado, eficiente y conectado gracias a dos impulsores que están redefiniendo la movilidad: las innovaciones tecnológicas y la preocupación medioambiental. La acción de ambas debe generar un nuevo ecosistema más eficiente y sostenible, pero el tiempo apremia. El transporte es la segunda actividad con mayor número de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. De ahí la urgencia por hacer de los vehículos de cero emisiones la nueva normalidad. Es necesario que estos sean, además, accesibles, asequibles y sostenibles. «En los próximos nueve años debe producirse un cambio global hacia las energías renovables. El transporte sostenible es fundamental para esa transformación», tal como sentención António Guterres, secretario general de la ONU, en el discurso de apertura de la Conferencia sobre el Transporte Sostenible, celebrada este mes de octubre en la capital de China.

La descarbonización tiene entre sus prioridades la eliminación progresiva de la producción de vehículos con motor de combustión interna. «Todas las partes interesadas tienen un papel que desempeñar, desde los individuos que cambian sus hábitos de viaje hasta las empresas que transforman su huella de carbono», aseguró en Guterres en Pekín. Y la movilidad eléctrica se está expandiendo en casi todo el mundo. En 2018, el parque mundial de automóviles eléctricos superó los 5,1 millones, con un aumento de 2 millones respecto al año anterior, lo que supuso casi duplicar las ventas de automóviles eléctricos nuevos, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). En 2020, pese a la caída del sector a causa de la pandemia, las ventas se dispararon un 41% y la AIE avanzó que si los gobiernos ponen en marcha las medidas adecuadas de apoyo, para 2030 podría haber hasta 230 millones de coches eléctricos en el mundo (un 12% del total), frente a la cifra de 145 millones que apunta el ritmo actual (7% del parque). El cambio hacia un transporte sostenible podría suponer un ahorro de 70 billones de dólares para 2050, según el Banco Mundial.

En un contexto de emergencia climática y teniendo en cuenta que el 70% de las emisiones de CO2 tiene su origen en las ciudades, abordar una profunda transformación del modelo de transportes actual es imprescindible y las corporaciones juegan su papel en este cambio. Así, dos días antes del cierre de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP26) celebrada en la ciudad escocesa de Glasgow, 31 países y seis grandes fabricantes de automóviles anunciaron el compromiso de que para 2040, el 100% de los nuevos automóviles en venta sean cero emisiones. Un acuerdo que figura como uno de los más ambiciosos de la cumbre en materia de transporte. Para trasladar a los delegados y al personal de apoyo durante la cumbre se utilizó el nuevo eCOBUS, un autobús totalmente eléctrico que está probando el aeropuerto de Glasgow. «Los beneficios medioambientales y la considerable reducción de costes asociados a la introducción de vehículos eléctricos son muy atractivos, por lo que estamos deseando ver cómo funciona el eCOBUS durante este periodo de prueba. Cuando pasamos a un funcionamiento de autobuses totalmente eléctricos en nuestros aparcamientos, redujimos las emisiones de carbono asociadas de 143 toneladas al año a cero, y esta notable reducción viene respaldada por el hecho de que la electricidad del aeropuerto también se suministra a través de energías renovables», cuenta Kirsty Webster, directora de Sostenibilidad del Aeropuerto de Glasgow. El vehículo, construido sobre un chasis Mercedes-Benz con carrocería de aluminio para garantizar una vida útil larga que se adapte al clima escocés, forma parte de la estrategia de sostenibilidad lanzada por AGS Airports Ltd (filial de Ferrovial y propietaria de los aeropuertos de Glasgow, Aberdeen y Southampton) para descarbonizar las infraestructuras del Grupo en treinta años.

Para adaptarse a la movilidad del futuro, compañías y startups están desarrollando e implementando nuevas soluciones. Tecnologías que se basan en analítica avanzada para optimizar rutas, drones como nuevos medios de transporte o los vehículos autónomos ejemplifican esta tendencia. Y aunque puede sonar a ciencia ficción, en un futuro no muy lejano, los expertos apuntan que los drones dominarán los cielos. En la búsqueda de emisiones cero, los vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje verticales serán un medio de transporte más, plenamente integrado en la movilidad urbana y regional en 2030. Las aeronaves no tripuladas repartirán mercancías, patrullarán las calles o incluso, transportarán personas. El avance de la tecnología durante esta década hará posible y el paisaje de nuestras ciudades cambiará. Los vehículos voladores que en los 80 imaginó Ridley Scott en la película Blade Runner están a punto de traspasar la pantalla y ser una realidad.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más