Apartan a un oficial de policía de EE.UU. que disparó 9 veces a un hombre en una silla de ruedas motorizada armado con un cuchillo

Apartan a un oficial de policía de EE.UU. que disparó 9 veces a un hombre en una silla de ruedas motorizada armado con un cuchillo

La persona mortalmente herida fue acusada de cometer un robo en una tienda.

Un oficial de policía de la ciudad de Tucson (Arizona), que disparó mortalmente nueve veces a una persona en una silla de ruedas, fue apartado este martes de las fuerzas del orden, según dijeron las autoridades, citadas por medios locales.

El incidente quedó registrado en un video, compartido por el Departamento de Policía de Tucson, en el que se ven partes de la confrontación entre el agente Ryan Remington y el individuo, identificado como Richard Lee Richards, de 61 años.

Según las autoridades, un empleado de un supermercado Walmart se acercó a Remington, quien además de ser policía trabaja como guardia de seguridad, para informarle que un cliente, en silla de ruedas, había robado una caja de herramientas. Acto seguido, ambos siguieron al sospechoso y le pidieron el recibo de compra. «Aquí está su recibo», respondió Richards, según el relato del jefe de policía, Chris Magnus, y sacó un arma blanca mientras seguía moviéndose en su silla motorizada.

El empleado involucrado narró a los investigadores que el supuesto delincuente dijo: «Si quieres que suelte el cuchillo, tendrás que dispararme». Ante el incumplimiento reiterado a las órdenes de Remington, de no entrar a la tienda, el hombre recibió nueve disparos por la espalda, muriendo en el acto.

En la conferencia de prensa brindada por el Departamento, Magus se mostró «profundamente perturbado y preocupado» por las acciones de Remington, a las que se refirió como «uso excesivo de la fuerza». «Su uso de fuerza letal en este incidente es una clara violación de la política del Departamento y contradice directamente múltiples aspectos de nuestro uso de fuerza y entrenamiento», sentenció.

En consecuencia, el oficial fue apartado de su cargo y podría pasar al menos una semana hasta que pueda ser despedido.